¡Cuidado,! Que los niños no se Quemen

Cada año, más de 5.000 niños en los Estados Unidos tienen quemaduras severas causadas por el agua de la pluma o canilla. La mayoría de éstas quemaduras ocurren en la tina o bañera. El contacto con agua muy caliente por sólo unos segundos puede resultar en quemaduras de segundo y tercer grado que pueden desfigurar y hasta llevar a la muerte. Los bebés y niños tienen un alto riesgo de quemarse con agua muy caliente.

Siga los siguientes consejos para prevenir quemaduras con agua muy caliente:Fije el calentador de agua a 120° F. A los 130° F, en sólo 30 segundos puede ocurrir una quemadura severa.

Haga correr agua fría en la bañera primero, luego agua caliente hasta que obtenga una temperatura de agua adecuada. Esto ayudará a prevenir que el niño/niña se queme si entra en la bañera mientras la está llenando.

Antes de poner el niño/niña en la bañera, verifique la temperatura del agua con sus manos por varios segundos. Si el agua la siente caliente en sus propias manos, entonces está muy caliente para los niños.

Ponga al niño de espalda a las llaves o canillas de agua y manténgalos lo más lejos posible de éstas.

Nunca deje a los niños solos en la tina o bañera.

No deje a los niños pequeños sin supervisión cuando se laven las manos y los dientes.

Adaptado del SafeKids Rhode Island Prevent Scald/Burn Injury. Para más información llame a Pat Rajotte (Safe Kids), Departamento de Salud de Rhode Island al: (401) 222-3293.