La Violencia Doméstica

"Mi esposo me grita, me hace sentir como si fuera estúpida, piensa que soy una mala madre, tira las cosas cuando está enfadado, no le gusta que visite a mi familia, y no quiere que aprenda inglés.

Como él no me golpea, mi familia me dice que las cosas que él hace y de la forma en que él me hace sentir son cosas normales en un matrimonio. Mi familia piensa que mi esposo es un buen hombre. Entonces, ¿por qué yo me siento maltratada? Cuando hago ésta pregunta en la iglesia, me dicen que tengo que seguir tratando y rezar para poder ser una mejor esposa. Yo sé que la familia es muy importante para mi gente y que yo debo tratar de mantener mi familia unida, pero es muy difícil cuando todo esto me hace sentir tan mal. "Cuando las puertas de mi casa se cierran, nadie sabe lo que pasa adentro."

Hay muchas mujeres latinas que se sienten de ésta manera, pero lo que no saben es que son víctimas de la violencia doméstica. La violencia doméstica es el uso intencional de palabras y/o acciones para herir o controlar a otra persona. Esto afecta la salud física y emocional de la persona, incluyendo la de los niños.

Cuando los niños crecen en hogares donde hay violencia, puede que ellos crezcan siendo violentos o víctimas de violencia doméstica. El que la pareja traiga al hogar lo necesario o sea bueno con los niños, no quiere decir que él o ella tengan derecho a herir a la familia.

Existe ayuda en español para las familias que están pasando por éste problema. Para más información y para que la violencia en su hogar no continúe, por favor llame al 1-800-494-8100.